CUANDO CRECE QUIERO SER VETERINARIO

Una de las cosas que más les gusta a los niños es tener contacto directo con los animales. Los más pequeños son fanáticos de los perros, gatos, incluso caballos. Por eso, es muy común que desarrollen vínculos con estas simpáticas criaturas y expresen el deseo de convertirse en veterinarios. Sin embargo, lo más importante para nosotros como padres es canalizar este deseo. Si bien algunas visitas al zoológico de Central Park motivarán a nuestros niños a ir al veterinario, también debemos alentarlos para que puedan ser voluntarios en organizaciones como el refugio de animales local en un futuro cercano. Mientras tanto, vistámoslos en consecuencia.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados